martes, 14 de octubre de 2014

20 de febrero / mi tiempo y un bicho del Word




Como cuando escribí aquel libro y pensé que un bicho del Word había arrasado con todo
que se lo había llevado para siempre 
Y entonces pensé en mi sangre, en mi respiración, en mi carne engastadas en el tiempo, en mi tiempo, que establece una figura signada necesariamente por el aliento de la pura carne, la pura sangre y la pura respiración, en mi tiempo
invertido en formar
en dar vida 
a ese otro cuerpo textual
Un bicho del Word como una invasión de langostas 
Siempre se escribe con sangre. 
No en vano Pocaterra decía que si escribes con sangre comprenderás que la sangre es espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada